01 septiembre 2007

DEATH PROOF(REVIEW )

Death Proof de Quentin Tarantino es el capítulo complementario de la divertidísima Planet Terror en el film que nunca llego a ser Grindhouse.Si la mitad de Rodríguez demostraba que estrenada por separado era un experimento en parte fallido, la nueva obra de Tarantino no vale más por si misma que su episodio en aquel divertimento de directores invitados que fue Four Rooms(1995). Tarantino se toma menos en serio que nunca y propone un autentico film-Kamikaze. Estamos sin duda ante un personalísimo trabajo del director quien ha buscado en Grindhouse la excusa perfecta para volcar todas sus obsesiones, ticks, manías y filias. Lástima que por el camino haya olvidado que para que sus desvaríos y salidas de tono funcionen dentro de la película debe de haber una película y si bien su cinta funciona como un perfecto explotation ésta podría haber sido un Film más sólido .El intento de elaborar una mezcla de géneros y subgéneros es una empresa arriesgada que en otros momentos de su carrera ha resultado ser más efectiva pero que aquí, sin llegar al desastre, resulta ciertamente decepcionante viniendo de un autor con una filmografía intachable. Tarantino está completamente suelto dentro de su propio terreno y se mueve a sus anchas dando paseos con su cámara por el espacio y el tiempo que constituyen la cinta, creando un viaje en forma de laberinto(aunque lineal)que va explorando distintos lugares sin llegar a entrar del todo en ninguno de ellos. Finalmente Death Proof acaba convirtiéndose en una curiosa experiencia en dos tiempos cuya intención sin ninguna duda es hacer dos películas en una sola. En su primera parte Tarantino ofrece un particular un estudio del Slasher americano ochentero(1978-83) desde una perspectiva subtextual y desconstructiva. Tarantino escarba en la médula ósea del género investigando porqué una rutinaria estructura de “asesino mata a chicas” terminó siendo un leiv motiv que seguía llenando salas de espectadores que nunca parecían hartarse de los mismos mecanismos. La diferencia con Scream(1996) o con la otra mitad de Grindhouse , la misma Planet Terror, es que Tarantino no se limita a desatornillar los clichés estandarte de un subgénero y, lejos de reutilizarlos para intentar darles la vuelta, DP los absorbe. Lo que hace que funcione como Slasher es que explora en las más profundas raíces de aquel, ofreciendo una sencilla exposición de cómo y por que sexo y muerte siempre han estado relacionados en las películas de psicópatas. La presentación del personaje del “Especialista Mike” es magistral y Kurt Russell vuelve a demostrar que es uno de los grandes cuando se trata de retratar a antihéroes y personajes memorables. Su figura de viejo doble de escenas de acción resulta ser una especie de versión americana del personaje principal de 800 balas(2002) de Alex de la Iglesia con la que DP guarda no pocas similitudes en su discurso. La diferencia aquí es que Mike es un siniestro reprimido sexual que se dedica a asesinar chicas con su coche “tuneado” y a prueba de muerte. En la parte que transcurre en el “Güero bar” observamos como Mike va interactuando con un grupo de chicas jóvenes, independientes, liberadas sexualmente y que usan a los chicos como quieren. Entre conversaciones y chupitos, se va estableciendo una atmósfera incómoda y el tempo es alargado hasta que en el bar no queda ya casi nadie. El propósito final de todo el segmento es llegar a esa escena brutal y desgarrada en la que “Especialista Mike” hace chocar su coche con el de las chicas llegando finalmente a su buscada catarsis casi orgásmica en una planificación que repite el accidente hasta cuatro veces, evocando claramente las reminiscencias del choque como algo sexual.Es en esta primera hora donde se muestra la auténtica película Grindhouse de Tarantino. Plagada de manchas, saltos en la cinta y aspecto vintage de forma mucho más natural que el segmento de Rodríguez, es en ésta minipelícula donde se concentran la mayoría de giños, referencias y pequeños detalles sin importancia que adornan sus películas y que están perfectamente enquistados en la trama.
Tras una aparición fugaz del Sheriff McGraw en la que inexplicablemente sobrexpone las motivaciones sexuales del asesino, la segunda parte(14 meses después) presenta un nuevo grupo de chicas. El afán rupturista de esta mitad hace que incluso la copia deje de estar en mal estado, Death Proof ha dejado de ser una película de un asesino, abandona la atmósfera y los logros de su primera hora a una nueva película mucho más ligera, sin chispa y lo peor de todo: reiterativa. Las intenciones de Tarantino son aquí mucho más autocomplacientes y cerradas en su mundo. El número de referencias a sus otras películas es excesivo y salvo el autoparódico uso de la sintonía Optic Nerve de una de sus protagonistas (4las demás referencias son muy gratuitas, desde el típico “plano maletero” presente en casi todas sus películas hasta una planificación idéntica del desayuno de Reservoir Dogs(1991).Pero quizás el mayor problema es que Tarantino utiliza tres veces el tiempo necesario para explicarnos quiénes y cómo son éste nuevo grupo de chicas. Durante casi cuatro largas escenas consecutivas el grupo no para de hablar de una forma tan vacía y sin Rumbo que no es difícil salir de la película. Los diálogos tienen la marca de la casa, hablan de las películas que homenajea la película e indagan en la cinefagia propia de QT pero resultan más estériles que nunca al no llevar a ninguna parte. El enfrentamiento entre “Especialista Mike” y las duras especialistas podría haberse traducido en un duelo entre iguales apasionante pero sin embargo Tarantino prefiere dar vueltas sobre el mismo tema y parece tan desorientado como el espectador sin saber cómo encajar las piezas.En el fondo busca una excusa para que todo acabe en una persecución que , aunque excitante y muy bien rodada , carece de emoción. La falta de ideas de Tarantino se evidencia en la ausencia de cualquier diálogo, frase o detalle meramente ingenioso durante la persecución, limitándose a hacer gritar frases hechas a las chicas y lo que es peor, volviendo a reiterar en la simbología choque-penetración en las lamentables arengas del anodino personaje de Kim. Un final que emula directamente al cine Trash de Russ Meyer que si bien a Tarantino le apetecía mucho incluir, no termina de cuajar en el conjunto y olvida elaborar las transformaciones del personaje de Mike de forma Gradual precipitándose en un final apresurado y flojo, políticamente correcto y muy poco digno para un gran personaje.
Death Proof es una obra válida para su director pero fallida para el espectador medio, que espera un poco más de un cineasta que sabe hacerlo mucho mejor. Quizás cegado por la posibilidad de perpetrar otra gamberrada, Tarantino vuelve a hacer lo que más le apetece sin rendir cuentas a nadie. La película acaba siendo una divertida oda al feminismo sin mucho sermón con un sano espíritu Camp que encaja en su filmografía como un título menor, a pesar de albergar imágenes iconográficamente tan reconocibles como que las de la propia Kill Bill. Pero alguien debería advertirle al autor de que empieza a enfangarse en los peligrosos territorios del cine de serie Z y aunque sabe como reivindicarlo de forma digna, debería saber cuando su público potencial ha tenido suficiente.

7 Comments:

Blogger REFO said...

¿Políticamente correcto el final? ¿Pero qué cojones de película has visto tú? ¿Estabas en mi misma sala? ¿A mi lado?

No te reconozco, Jorge. He tú, Mondputo, he tú.

12:23 p. m.  
Blogger Sir Jack Torrance said...

politicamente correcto REFO.Totalmente.Lo siento pero asi es.El personaje duro y machista realmente resulta ser una farsa,un cobarde,un malo que emrece ser castigado por su poderío testosteronico y claro,la chicas son tan poderosas y autosuficientes que pueden castigarlo sin pestañear.Aunqueese final sea totalmente psicotrónico,brutalmente antihollywoodescoen la forma y el espiritu...tiene un tufillo liberal bastante barato y el precio que paga es denigrar un personaje que si bien en al vida real sería deleznable,en al cinta acaba por ser unidimensional,casi una caricatura,en vez delos ricos matices de su personalidad con que está bañado en su primera parte.

1:35 p. m.  
Blogger Jorge said...

Intersante crítica, espero verla pronto para contrastar.
Un saludo!

12:56 a. m.  
Blogger REFO said...

Joder, Jorge, veo que has pillado a la perfección la intención de Tarantino. Lo que no sé es el porqué de tu rechazo.

1:03 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Por que e suna posición muy facil y muy secilla.no tiene mala ostia.es demasiado limpia, demasiado pura.no se posiciona nada del lado de stuntman mike.de repente no hay escal de grises.cuando en al primera parte se nos muestra como un personaje patético pero fascinante.De vez en cuando hay quedejar volar la simpatía por el diablo.Sin embargo Trantino ha pasado de mojarse, no vayan la tias a pensar que es un poco machista después de todo. Para mi no meter la pierna en la piscina es mi concepto de correción política.

mondo puto

2:16 a. m.  
Blogger REFO said...

Naaaaaada. No me convences.

¿Unos pinchos?

5:58 p. m.  
Blogger Ramiro García Bogliano said...

Bueno, he caido aqui de casualidad, a traves de la reseña de "Mil gritos tiene la noche". Vi "Death Proof" hace un par de dias y no puedo estar mas en desacuerdo. La pelicula es la demostracion de que Tarantino es un tipo mucho mas arriesgado (y por ende, chulo) que Rodriguez. No creo que el no deje de verse en la piel de ese misogino-galan-patetico-psicopata-farsante que es a la vez ese perfecto Kurt Russell; es consciente de que ese discurrir de los acontecimientos unidireccional de los body counts ochenteros ya no se los traga nadie. Parece haber pensado: ¿que pasa si el killer de "Maniac" se diese de bruces con las chicas salvajes de Russ Meyer? "Death Proof" es el resultado. Y no es importante, al final, si el ritmo es mas caprichoso que el del mucho mas conservador Rodriguez; hay media docena de imagenes que el director de "Spy Kids" no podra conseguir en su vida. Repito; una buena sorpresa encontrar el blog. Un saludo.

4:47 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home