24 abril 2008

SPOOKIES
(REVIEW)
Autentico delirio ochentero dirigido por hasta 3 directores diferentes que resulta ser una joya de la psicotronía chusca de la década del blandiblub.Podría calificarse como joya del cine extravagante, pero no es precisamente un viaje de diversión desprejuiciada.El guión es tan poco coherente que resulta hasta difícil seguir el hilo de una trama tan sencilla como falta de originalidad. Una pena que su ritmo sea tan criminal ,ya que lo tiene todo para llegar a ser una pieza de culto del cine trash. La trama sigue caminos completamente arbitrarios y la narración está al servicio de las espectaculares e incontables apariciones de todo tipo de criaturas: monstruos pringosos, seres tentaculares, mujeres que mutan en arañas, magos malvados ,demonios, muertos vivientes....todo presentado con sabroso latex ,sangre ocasional pero generosa y mucho pringue. La banda sonora se basa en sintetizadores que acompañan a la paleta de colores azulados y oscuros, a la niebla y las lápidas... creando esa irrepetible atmósfera solo encontrable en películas, que como esta, infectaban los videoclubs de la recién estrenada “era VHS”.
La trama de jóvenes encerrados en una mansión para ser cazados uno a uno por todo tipo de criaturas, a cada cual más bizarra e inesperada, está entrelazada con una subtrama en la que un mago quiere hacer resucitar a su amor verdadero y para ello tiene que tomar las almas de esos pimpollos que nunca sabemos por que acaban allí exactamente. Lo divertido es que la historia en el ultimo tercio acaba siguiendo a la joven resucitada y su intento de huir de el señor que le devolvió a la vida contra su voluntad. Su huida de los muertos vivientes es tan ridícula como estimulante a nivel visual. El nivel de delirio iniciado con la absurda inclusión de un niño perdido en su día de cumpleaños( para posteriormente ser enterrado vivo) tiene una alarmante continuidad en las sucesivas apariciones de una especie de sátiro o sirviente demoníaco, que se pasa todo el metraje apareciendo de vez en cuando sin ninguna función concreta más que la solaz del espectador aturdido. La posesión de una de las jóvenes para convertirse en una especie de médium ,que (supuestamente)invoca a los “spookies” para capturar a los incautos personajes, tampoco deja indiferente.
La impresión final es que la película fue rodada sin un guión previo, con un montón de presupuesto para crear efectos especiales y pocas ideas de que hacer exactamente con ellos. El resultado es una melé de intenciones sin rumbo, un ejercicio de amor a el propio acto de crear sin saber hacerlo, que dedica sus esfuerzos a fotocopiar los momentos, dejes y maneras de un tipo de cine hecho en una época concreta .Permanecen todas las manías que conlleva hacer ese esfuerzo sin tener una idea sólida con la que poder empezar. Spookies es el resumen de fondo de catálogo de una revista Fangoria en la década de los ochenta, cuando el maquillaje y el gore ,el encanto del fotograma ,ya era lo único que contaba . Como si uno de los peores monster mash de la decadencia de la universal se tratara, el culto a la figura del monstruo era ya más importante que la historia o el texto. Un festín de idiotez lisérgica e incompetencia fílmica con risas aseguradas que al mismo tiempo fascina con sus imágenes grandgiñolescas y groseras. Spookies es un producto único e irrepetible, lo que no quiere decir que su visión sea fácil. Todo un viaje.

3 Comments:

Blogger rule said...

COJONUDO tio,,,
sigue dandonos informacion, a los que nos gusta, pero que no tenemos ni puta idea.
un abrazo.

11:37 p. m.  
Blogger rule said...

COJONUDO tio,,,
sigue dandonos informacion, a los que nos gusta, pero que no tenemos ni puta idea.
un abrazo.

11:37 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

ostia, spookies la tengo original en vhs...
cuando tenga ke hacerte otro regalo, ya se ke mandarte

un abrazo.

rotten

12:01 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home